Obra: Proyecto Básico y de Ejecución de Cámara de llaves y Módulo de control
Emplazamiento: E.T.A.P. “La Perdiz”. Roces. Gijón
Promotor: Empresa Municipal de Aguas de Gijón
Arquitecto: Juan González Moriyón
Ingenieros de Caminos:
Empresa constructora: Contratas Iglesias S.A.
Fecha de proyecto: Noviembre 2007 P.E.M= 136.273,18 €
Fecha de final de obra: Septiembre 2009

DE LA MEMORIA DEL PROYECTO

ASPECTOS FUNCIONALES

La Cámara de Llaves debería facilitar las labores de mantenimiento de todos los mecanismos de la instalación así como permitir visitas informativas a la propia cámara y a la parte alta del depósito.
Los condicionantes funcionales del Módulo de Control, se limitaban a proyectar dos compartimentos que tuvieran accesos independientes.

ASPECTOS FORMALES

Los aspectos formales fueron decisivos a la hora de concebir este proyecto ya que estas construcciones son la única parte de la obra que quedará a la vista, convirtiéndose en imagen y centro de divulgación social de un proyecto con una importante inversión de dinero público, que producirá una considerable mejora en la red de abastecimiento de agua de la ciudad.
La Cámara de Llaves y el Módulo de Control se situaron en dos edificaciones independientes, al entender que ambas construcciones tenían suficiente entidad para poder enriquecer la imagen del conjunto, creando, en combinación con los muros del depósito, un dialogo formal de mayor complejidad e interés.

CÁMARA DE LLAVES

La construcción que alberga la Cámara de Llaves se concibe en su aspecto exterior como macla de dos volúmenes diferenciados que responden a los requerimientos funcionales de la construcción.
El volumen más bajo está formado por un cilindro de base circular, que tiene como centro, el punto medio de los trazados de tuberías que forman el nudo de comunicaciones entre las diferentes redes y el depósito de agua, y como radio, el necesario para albergar todas las llaves y partes accesibles de la instalación.
El cilindro, construido en hormigón visto, es seccionado en la superficie más alejada del depósito por un muro vertical, evitando prolongar la construcción más allá de sus exigencias funcionales y dotando a la construcción de un plano significativo dentro de la superficie indiferenciada que conforman las paredes del cilindro. En este plano se sitúa la entrada de la construcción y se incorporan dos detalles ornamentales que tratan de enfatizar el carácter de “fachada pública” que adquiere el frente. Uno de ellos es el remate superior del muro, formado por un pequeño vuelo que actúa como cornisa; el otro, es el juego de perforaciones que proporcionan una ventilación constante al interior de la construcción, añadiendo, desde un punto de vista estético, un juego vibrante de luces y sombras en la cara interior y exterior del muro.
La planta del volumen alto tiene forma trapezoidal y se configura con la colocación del plano de cubierta definido por la linea inclinada que une la puerta de acceso con la parte superior del depósito. Todo este volumen se recubre con chapas de zinc, salvo en su parte central en que el zinc se sustituye por placas de policarbonato celular transparente con el fin de lograr una gran luminosidad en el interior de la construcción.

El resultado final entendemos que posee una gran fuerza expresiva, obtenida a partir de piezas formales de gran sencillez constructiva, recordando -a modo de una escultura de Oldenburg- la imagen de los antiguos contadores caseros de agua situados en el medio de las tuberías de alimentación.
Interiormente, la macla entre los volúmenes antes descritos da lugar a un juego espacial que consideramos de interés, debido a las relaciones espaciales, visuales y luminosas que se crean entre los diferentes ambientes que configuran las paredes de los volúmenes exteriores, matizadas por la incorporación de nuevos elementos estructurales.

Los cuerpos bajos cilíndricos se dividen en dos zonas con la incorporación de vigas de hormigón visto de gran canto -paralelas a las paredes que delimitan el volumen central- que sirven de apoyo a la correas de cubierta y permiten incorporar unos pequeños lucernarios laterales que bañan de luz cenital el interior de las paredes del cilindro. También el espacio central se verá enriquecido con la incorporación de la escalera de acceso al nivel superior de la construcción, proyectada como una losa puente apoyada entre los muros extremos, sin apoyos intermedios.

MÓDULO DE CONTROL

La falta de condicionantes funcionales en dicho módulo ha permitido abordar su diseño desde una perspectiva exclusivamente formal. Siguiendo el criterio de utilizar volúmenes sencillos y rotundos se ha recurrido en este caso a un cubo de 4,5m de lado construido en hormigón visto y matizado formalmente con las siguientes operaciones:
- La cubierta se forma mediante un paraboloide hiperbólico construido a partir de la superficie reglada que tiene como generatrices lineas paralelas a dos de las caras del cubo y como directrices las lineas de cumbrera situadas en las otras dos caras.
- Los vertidos de aguas pluviales se realiza a través de dos amplias gárgolas situadas en los vértices de desagüe de la superficie reglada.
- El cubo se horada en una de sus aristas y en la mitad inferior de su altura (+ 2,25m) para crear un pequeño porche en el que se sitúan las puertas de acceso a los dos locales diferenciados que alberga el Módulo de Control.
- Se proyectan perforaciones en la parte alta de los muros, no ocupada por el instrumental de control, (a partir de 2,25 m) con los mismos efectos funcionales y estéticos que hemos indicado en el caso de la fachada de la Cámara de Llaves.

FOTO DE MARCOS MORILLA FOTO DE MARCOS MORILLA FOTO DE MARCOS MORILLA FOTO DE MARCOS MORILLA Alzado oeste Alzado este Alzado frontal Sección constructiva